Herramientas y taller

Los mejores consejos para configurar un taller en su bodega


Para la mayoría de nosotros, la respuesta no es un edificio separado, un armario o incluso el garaje. La alternativa más popular está justo debajo de tu nariz (y el resto de ti también) en el sótano de abajo.

Con frecuencia, el espacio de abajo está inacabado. Si el horno está allí, se calienta. Cuente dos ventajas ya.

La separación del resto de la casa es casi total, pero hay al menos un poco de insonorización y una cierta cantidad de polvo y suciedad estará contenida.

Si hay un piso de concreto, es una base sólida y práctica incluso para herramientas eléctricas estacionarias importantes. Un taller bien equipado necesita una estructura capaz de soportar bancos de trabajo pesados, sierras fijas y otras herramientas estacionarias. La superficie del piso también debe ser duradera y no tan preciosa que cada rasguño y marca te harán estremecer. Y probablemente deba ser resistente a solventes y grasas.

Es cierto, los pisos de cemento son duros y fríos, pero por lo demás son casi perfectos. ¿No te gusta el color grisáceo? El polvo es difícil de controlar?

Aplique una pintura de concreto para sellar la superficie del concreto. Reducirá el polvo y también alegrará el espacio, ya que las pinturas están disponibles en tonos y colores claros.

Todo eso son buenas noticias. Por otro lado, la humedad es un problema común en las bodegas. Asegúrese de que haya mucha ventilación en la suya si planea poner su tienda allí, porque la humedad puede arruinar las herramientas casi de la noche a la mañana. La condensación y la humedad menor a menudo se pueden abordar con un ventilador y un deshumidificador, pero si el lugar se inunda con frecuencia o tiene agua estancada, es probable que desee seguir buscando el espacio de su taller.

¿Qué pasa con el acceso? ¿Puedes bajar una escalera de madera contrachapada? No debes prepararte para cometer el error de construir un proyecto cautivo, como un bote o una oficina que nunca puede escapar del sótano. Sucede.

¿Qué pasa con otros usuarios del espacio? ¿Ya hay una sala de juegos para niños en su bodega, o un espacio de servicio con lavadora y secadora? El ruido, la seguridad y el polvo pueden convertirse en asuntos importantes cuando los otros habitantes podrían verse incomodados por la llegada de un taller. Una solución común (y relativamente simple) es una partición, pero no es la respuesta mágica en todos los casos.